NEW

Un sistema que se autoajusta constantemente

Los sistemas de embrague para vehículos industriales se diseñan pensando en una larga duración y kilometraje. Es habitual que un embrague dure más de 600.000 kilómetros en el transporte de corta distancia y más de un millón de kilómetros en vehículos para el transporte de larga distancia. Entre los principales motivos por los que el mercado requiere un embrague que presente una elevada resistencia al desgaste se encuentra el de conseguir hacer frente a situaciones en las que se deben efectuar numerosas maniobras que implican inicios y arranques repetidos como sucede, por ejemplo, en el sector de la construcción.

Con el embrague de recorrido autoajustable (SmartTAC: Travel Adjusted Clutch) de LuK, Schaeffler Automotive Aftermarket ofrece a los vehículos comerciales la ventaja de poder contar con un embrague de larga duración, que presenta casi el doble de espesor y está menos sujeto a desgaste comparado con los sistemas de embrague convencionales. El embrague incluido en la solución LuK RepSet SmartTAC es un sistema que se autoajusta constantemente para compensar el desgaste del disco y que asegura un funcionamiento sin tirones gracias a pasos de ajuste predefinidos de 2 µm. Además de la exigencia de elevados niveles de resistencia al desgaste, a menudo los cambios automáticos (ASG, del inglés “Automatic Shift Gearbox”), usados en los vehículos comerciales con regulador de servoembrague, requieren una curva de presión plana para controlar el embrague. Precisamente estos son los casos en los que se usa el embrague de recorrido ajustado (SmartTAC) de LuK.

El proceso de ajuste se inicia cuando el SmartTAC mide la distancia al accionar y soltar el embrague. Cuando la distancia entre la placa de presión y el volante cambia, la cantidad axial del cambio se transmite al anillo de ajuste mediante un perno con un engranaje de piñón directamente acoplado. Por lo tanto, existe una compensación constante entre la placa de presión y el muelle de diafragma. Dado que todo el mecanismo de ajuste se basa en la placa de presión, las fuerzas de distorsión y las de torsión no influyen en la calidad del ajuste. En este caso, la ventaja es que el SmartTAC cuenta con una capa desgastable mínima de 6 mm, casi el doble que los sistemas de embrague convencionales. Desde el 2012, los embragues LuK SmartTAC se instalan como OE en algunos modelos de Mercedes-Benz, y ya están a disposición del mercado independiente de recambios para aplicaciones con diámetros del disco de 430 mm. La fabricación para OE y el mercado posventa de los embragues LuK SmartTAC se realiza en la misma cadena de montaje.
​​​​​​​