NEW

Rotura del cable de embrague

5d36bd7501dec_consulta.jpg
Después de realizar el cambio de embrague en una furgoneta estoy sufriendo continuas roturas de cable de embrague. El tacto del pedal es bueno, pero cada mes es necesario sustituir el cable por rotura, hasta en tres ocasiones. En la última rotura he decidido cambiar el embrague de nuevo para subsanar el fallo, pero para mi sorpresa, el vehículo ha vuelto la taller con el cable de embrague partido 10 días después. ¿Qué puede estar ocurriendo?

La rotura repetitiva del cable de embrague parece estar motivada por la sobrecarga del componente, debida aun exceso de dureza para el desembrague o a un estiramiento excesivo del cable.

Si sucede nada más montar el embrague nuevo, es necesario examinar el estado del sistema de accionamiento (horquilla de desembrague, casquillos de eje de horquilla, puntos de guiado del cable, etc.). Al sustituir el embrague, el diafragma permanece en una posición más hundida y  alejada del cambio de marchas. El cojinete debe avanzar más para poder empujar al embrague, y el sistema de accionamiento trabajará en un ángulo diferente. 

Si no se ha apreciado dureza en pedal, podría tratarse de una rotura por exceso de tensión. Tras el cambio de embrague, el cojinete de empuje trabaja en la posición más alejada posible del cambio de velocidades, es decir, la de máximo estiramiento del cable de embrague. Si en este estado añadiéramos un estiramiento adicional del cable por otras circunstancias, éste podría no compensar esa longitud adicional y se tensaría en exceso al pisar el pedal a fondo.

Es necesario examinar un posible desgaste excesivo de la horquilla en la zona de contacto con el cojinete, o una deformación de la misma por el uso. El eje de horquilla o rótula de articulación, según vehículo, deberán ser revisados en busca de holguras. Por último, también se deben examinar los puntos de articulación o guiado del cable en la carrocería y la posibilidad de defectos o incorrecta regulación del sistema del pedal de embrague.